La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.
  EL PERDÓN ES LA BASE DE LA SALVACIÓN
 
 
 
Para que nuestra oración sea completa, debemos de realizar; la oración al Espíritu Santo, las lecturas del día completas y la reflexión.
 
 
 OREMOS
Señor ilumínanos con tu santo Espíritu y  haz que estas santas lecturas sean luz para nuestro corazón y así podamos ser testigos de tu amor y unos  verdaderos servidores tuyos amén.

 

Lecturas y Reflexión de hoy miércoles 5 de agosto de 2020

 HOLA, REALIZA LA ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO, ANTES DE LAS  LECTURAS DEL DÍA Y LA REFLEXIÓN

 

Ven, Espíritu Divino

manda tu luz desde el cielo. 

Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse 
y danos tu gozo eterno. Amén.

 

 PRIMERA LECTURA DE LA MISA

Lectura del libro del profeta Jeremías (31,1-7):

En aquel tiempo –oráculo del Señor–, seré el Dios de todas las tribus de Israel, y ellas serán mi pueblo. Así dice el Señor: Halló gracia en el desierto el pueblo escapado de la espada; camina Israel a su descanso, el Señor se le apareció de lejos. Con amor eterno te amé, por eso prolongue mi misericordia. Todavía te construiré y serás reconstruida, Doncella de Israel; todavía te adornarás y saldrás con panderos a bailar en corros; todavía plantarás viñas en los montes de Samaría, y los que plantan cosecharán. «Es de día» gritarán los centinelas en la montaña de Efraín: «Levantaos y marchemos a Sión, al Señor nuestro Dios.» Porque así dice el Señor: «Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por el amor de los pueblos; proclamad, alabad y decid: "El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel."»

Palabra de Dios-Te alabamos Señor

 

SALMO RESPONSORIAL

Jr 31,10-13

R/. El Señor nos guardará como pastor a su rebaño


Escuchen, pueblos, la palabra del Señor,
anunciadla en las islas remotas:
«El que dispersó a Israel lo reunirá,
lo guardará como pastor a su rebaño.» R/.

Porque el Señor redimió a Jacob,
lo rescató de una mano más fuerte.
Vendrán con aclamaciones a la altura de Sión,
afluirán hacia los bienes del Señor. R/.

Entonces se alegrará la doncella en la danza,
gozarán los jóvenes y los viejos;
convertiré su tristeza en gozo,
los alegraré y aliviaré sus penas. R/.

EVANGELIO DE LA MISA

Lectura del santo Evangelio según san Mateo (15,21-28):

En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo.»
Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando.»
Él les contestó: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.»
Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: «Señor, socórreme.»
Él le contestó: «No está bien echar a los perros el pan de los hijos.»
Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos.»
Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.» En aquel momento quedó curada su hija.

Palabra del Señor - Gloria  a ti Señor Jesús

 

 

 

“Cuando somos conscientes de nuestros errores, en ese momento el Espíritu Santo está actuando, pero debemos entender que esta conciencia nos debe llevar a un cambio y no a quedarnos quietos, sino a movernos a pedir perdón y a mejorar nuestras relaciones con los demás.” M.G.S 

 Por Laico Mauricio García Simbasica

 LA FE VERDADERA, NOS DEBE LLEVAR AL AMOR MISERICORDIOSO DE DIOS

Esto de la fe, es tan incierto para más de uno y en especial en una época tan fuerte; donde los corazones de los hombres se están volcando solo a lo que ven y solo creen en lo que es palpable y no en lo hermoso, en lo intangible, en aquello que no vemos, pero que está ahí y eso es el AMOR DE DIOS, amor que pocas veces reconocemos, pues creemos que para que esto se dé, se nos debe aparecer la Virgen o hasta el mismo Jesús, pero la realidad, es que, eso no es necesario cuando verdaderamente estamos en una búsqueda del amor del Señor, de ese amor que sana, que libera y que nos lleva a orar por nuestra conversión, y de pasó nos lleva a vivir una entrega, por aquellos que amamos y en especial por los que no nos aman y no amamos, y acá es donde la fe verdadera actúa y nos lleva a la única verdad revelada por el Señor: EL AMOR, amor que no duda en ningún momento, amor, que nos lleva a pedir a nuestro Señor con humildad y constancia y con mucha paciencia, amor, que nos de la fuerza para entregarnos y dar lo mejor de nosotros, para que él actué según su voluntad en los demás. Por eso es importante entender que si pedimos o queremos interceder por alguien, debemos primero arrodillarnos nosotros y dejar que el señor actué en nuestro corazón y así, él en su amor, viendo nuestra fe y nuestra disposición él actuará en aquellos; que el mundo ha sepultado y para los ojos de los hombres es imposible que cambien o mejoren. Por eso, hoy simplemente el Señor nos invita a entrar en un verdadero camino de fe y no, en ese camino de milagrería, donde condicionamos al Señor, a que nos haga un milagro para servirle y seguirle, sino, nos invita a esa fe, que nos lleva a entender, que el Señor actuará en el momento y en la hora indicada y no en el momento que nosotros queramos. Por eso interceder, no significa solo pedir, significa dejar que el Señor actué en nuestro corazón y haga su voluntad en nosotros, para que nuestras oraciones por los demás, sean llevadas al cielo por mano de sus ángeles, y el resultado de estas, se darán según la voluntad del Señor. Por eso la invitación para el día de hoy, es muy sencilla, si deseamos orar por los demás, dejemos que Dios actué en nuestros corazones y busquémoslo en el amor y no en el interés de conseguir algo, sino en el amor de ser siervos suyos y testigos de su poder sobre el pecado, sobre la enfermedad del alma y del cuerpo, por eso hoy arrodillémonos ante el Señor y digámosle. “JESÚS TEN COMPASIÓN DE MI Y AUMENTE MI FE Y MI AMOR POR TI”
OREMOS
Señor, solo quiero pedirte que aumentes mi fe y me des la fuerza para entender, que el AMOR me debe llevar al cambio y que la fe en ti es la solución a todo lo que vivo, por eso Señor. Dame la fe de MARÍA y lléname de tu amor para ser cada día mejor en la entrega y en la humildad de servirte, sin esperar nada a cambio, amén.

ESTAS LETANIA LAS RECOMIENDO PARA HACERLAS TODOS LOS DÍAS

 LETANIA DE LA HUMILDAD (Nicola Diat)

¡Oh Jesús!, manso y humilde de corazón,

escúchame:

—del deseo de ser reconocido, líbrame, Señor

—del deseo de ser estimado, líbrame, Señor

—del deseo de ser amado, líbrame, Señor

—del deseo de ser ensalzado, líbrame, Señor

—del deseo de ser alabado, líbrame, Señor

—del deseo de ser preferido, líbrame, Señor

—del deseo de ser consultado, líbrame, Señor

—del deseo de ser aprobado, líbrame, Señor

—del deseo de quedar bien, líbrame, Señor

—del deseo de recibir honores, líbrame, Señor

—del temor de ser criticado, líbrame, Señor

—del temor de ser juzgado, líbrame, Señor

—del temor de ser atacado, líbrame, Señor

—del temor de ser humillado, líbrame, Señor

—del temor de ser despreciado, líbrame, Señor

—del temor de ser señalado, líbrame, Señor

—del temor de perder la fama, líbrame, Señor

—del temor de ser reprendido, líbrame, Señor

—del temor de ser calumniado, líbrame, Señor

—del temor de ser olvidado, líbrame, Señor

—del temor de ser ridiculizado, líbrame, Señor

—del temor de la injusticia, líbrame, Señor

—del temor de ser sospechado, líbrame, Señor.

—del temor de mi enfermedad y la de los demás, líbrame, Señor

—del temor de mi muerte y la de los demás, líbrame, Señor.

Jesús, concédeme la gracia de desear:

—que los demás sean más amados que yo

—que los demás sean más estimados que yo

—que en la opinión del mundo otros sean engrandecidos y yo humillado

—que los demás sean preferidos y yo abandonado

—que los demás sean alabados y yo menospreciado

—que los demás sean elegidos en vez de mí en todo

—que los demás sean más santos que yo, siendo que yo me santifique debidamente.

De ser desconocido y pobre, Señor, me alegraré.

De estar desprovisto de perfecciones naturales de cuerpo y de espíritu, Señor, me alegraré.

De que no se piense en mí, Señor, me alegraré.

De que se me ocupe en los empleos más bajos, Señor, me alegraré.

De que ni se dignen usarme, Señor, me alegraré.

De que no se me pida mi opinión, Señor, me alegraré.

De que se me deje en el último lugar, Señor, me alegraré.

De que no me hagan cumplidos, Señor, me alegraré.

De que me reprueben a tiempo y a destiempo, Señor, me alegraré.

Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia,

porque suyo es el Reino de los Cielos.

 

tomada del Libro 

La fuerza del silencio (Mundo y Cristianismo) 

Sarah, Cardenal Robert (2017-02-15T22:58:59).  (Spanish Edition) . Ediciones Palabra, S.A.. Edición de Kindle.

 

COMPLEMENTEMOS ESTE MOMENTO CON:

Un Padre Nuestro, un Ave Maria y un Gloría.

 

OREMOS A LA VIRGEN MARÍA Y A SAN JOSÉ

Señor, hoy quiero ser como María y San José, siervos tuyos y cumplidores de tu santa palabra y voluntad, para poder llevar a Cristo a muchos seres cercanos y lejanos, o a aquellos que no creen en tu santo amor por la humanidad, y la entrega de dos seres en la virginidad y el amor de Dios, por el su prójimo, Señor hazme siervo de tu amor amén.

Que el señor hoy nos bendiga, nos acompañe, nos llene de valentía, de amor, de esperanza, para ser precursores de su amor y  su paz, como lo fue nuestra Madre del Cielo maría santísima y todos sus Santos y por eso hoy pedimos que seamos bendecidos; en el nombre del Padre del hijo y del espíritu santo Amen, Amen y Amén.

POR FAVOR OREN POR ESTE PECADOR SERVIDOR DEL SEÑOR Y POR TODOS NUESTROS SACERDOTES Y PASTORES BUENOS Y ALEJADOS DEL SEÑOR PARA QUE SEAMOS MANSOS Y HUMILDES DE CORAZÓN COMO LO FUE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA Y SAN JOSÉ AL SERVICIO DEL SEÑOR AMÉN.

LA REALIDAD ES CREER QUE LA FAMILIA ES EL CAMINO PARA LLEGAR A DIOS

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?