La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

EL MOTOR DE MI VIDA

Publicado 18/06/2019

CUANDO DECIMOS: MIS HIJOS, MI ESPOSA, MI ESPOSO, MI TRABAJO MI ESTUDIO Y OTRAS COSAS SON MI MOTOR, QUE LOCURA

Por Mauricio García Simbasica

Este tema es una locura, pues definitivamente los seres humanos no hemos aprendido a ser desprendidos, a ser personas que vivimos sin apegos, y a entender que nuestro único motor verdadero, debe ser ese que nos lleve a entendernos y amarnos a nosotros mismos. Para así amar con libertad a los demás, pues cuando decimos amar, debemos de entender que el amor no crea apegos y que no depende de nada, ni de nadie, es decir no depende que si las personas me responden como yo quiero que me respondan. Pues muchas veces creemos que amar es dar la vida por el otro, perdiendo nuestro sentido de vida, siendo esclavos de los caprichos  del otro, donde si el otro se enferma yo me enfermo con él, donde si el otro me abandona, yo me olvido de mí y pierdo mi sentido del ser, por eso cuando decimos que el otro es mi motor, nuestra vida está muy mal, pues imaginémonos; si el otro se muere llevándolo al caso extremo, que nos va a pasar a nosotros, pues nos vamos a caer al piso y vamos a perder nuestro rumbo, pues nos falló un motor, por eso es peligroso decir; que alguien es nuestro motor. Pues seamos realistas, primero nadie es eterno, segundo, los seres humanos deben desarrollar y encaminar sus vida hacia lo que quieren  hacer cerca  o lejos del otro y tercero, nadie puede estar dependiendo de los resultados que el otro tenga, pues definitivamente la vida de cada ser humano es variable y cada uno forjara su vida según su libertad y aprendizajes que recibió, es decir nosotros no podemos controlar el futuro de nadie y  o podremos ser los proveedores y protectores de lo demás, eternamente. Sino que debemos de entender que si nosotros no tenemos el control de nuestras vidas y no dejamos que el amor, es decir Dios; gobierne nuestra razón. Nada de lo que hagamos tendrá buen fruto, solo será una vida de incertidumbres y desengaños. Por eso el único motor que debe mover nuestras vidas es el amor, lo cual nos lleva a amar sin esperar resultados de nadie y a dejar que los demás se desarrollen en su vida, como personas integras y libres. Y esto  seguro que a más de unos nos dará la libertad de poder ser felices, en la presencia o en la ausencia de aquellos que supuestamente amamos. Es decir si renunciamos: a que los seres humanos, nuestro trabajo, estudio u otras cosas más son nuestro motor, seguro que nuestro pasar por este mundo será mucho mejor, o de lo contrario, cuando uno de estos motores falle, nuestras vidas se irán al abismo sin control,

ENTONCES PENSEMOS: ¿CUAL ES EL VERDADERO MOTOR DE NUESTRAS VIDAS?

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?